Beneficios de imprimir con tinta UV

Las tintas UV flexográficas no se secan al aire y son un poco más espesas que las tintas comunes, por lo que se parecen más a una hoja de color que a una solución de pigmento y agua.

Una vez que se imprime una tinta UV, se expone a la luz ultravioleta concentrada que solidifica la tinta. Dado que la tinta UV es más densa, puede dar como resultado una mayor calidad de impresión, un sangrado de color reducido e imágenes más nítidas.

Otro beneficio de imprimir con tinta UV es su mayor durabilidad. Actuando más como una delgada lámina de plástico líquido, las tintas UV proporcionan excelente resistencia al frote, a los químicos y a la luz, junto con una consistencia de color sobresaliente y un brillo superior.

Dado que las tintas a base de agua o solvente requieren más volumen (para compensar la cantidad de color perdido en el secado), se desperdicia mucha tinta en cada ciclo de impresión. Las tintas UV, por otro lado, no se secan ni "curan" hasta que pasan por una luz ultravioleta que solidifica la tinta, lo que significa que crean menos desperdicio en materiales, mano de obra y energía.

Por último, se puede crear una variedad interminable de colores PMS, sobre la marcha, incluidos pasteles o imágenes de metal. Al tener la capacidad de crear tantas combinaciones de colores diferentes, está ganando mucha más flexibilidad con sus etiquetas.