Contraste entre colores al diseñar etiquetas

La combinación de colores es fundamental al momento del diseño, ya que va a tener una influencia realmente grande en cómo lo perciban los usuarios y la sensación que les quede después de verlo.

Una de las primeras cosas a tener en cuenta es el número o cantidad de colores que vamos a incorporar en nuestras etiquetas personalizadas. Es arriesgado establecer una norma estricta, ya que más de 6 colores simultáneos en una composición pueden ser demasiados si existe un gran contraste entre ellos, pero pueden formar una combinación agradable si la relación entre ellos es adecuada.

Dos puntos a tener en cuenta en el diseño de la etiqueta adhesiva:

  • Siempre es mejor pocos colores antes que muchos. Como mínimo, el riesgo de estridencias es menor.
  • Podemos afirmar que 3 colores en una misma composición sería lo mínimo a utilizar y, en la mayoría de casos, debiera ser suficiente. Con menos de 3, las posibilidades de que la página o la imagen sea anodina y aburrida son muy grandes.

Si hablamos del contraste no referimos básicamente a la diferencia apreciable entre el blanco más blanco y el negro más negro y en este sentido siempre hablamos de dos valores: contraste real y contraste dinámico.

El contraste será mayor cuanto mayores sean las diferencias entre ambos en términos de:

  • Tono
  • Luminancia
  • Cromancia