¿En qué nos fijamos cuando leemos la etiqueta de un alimento?

Somos muchos los que cuando nos acercamos al supermercado nos pasamos un buen rato leyendo la información que viene en los envases de los alimentos, pero ¿en qué nos fijamos realmente los consumidores a la hora de leer las etiquetas de los alimentos que vamos a comprar?

A la hora de comprar los consumidores prestamos atención a:

  • El 90% de los consumidores leen las etiquetas de los alimentos en el momento en que van a comprarlos, algunos las leen siempre y otros afirman leerlas solo cuando compran el producto por primera vez.
  • El 100% de los compradores lee las etiquetas cuando su alimentación está condicionada por algún factor tal como sería en el caso de enfermedades, alergias o dietas.

Las fechas de caducidad y consumo preferente serían elementos principales y el dato que más nos fijamos los consumidores a la hora de leer las etiquetas, es sin duda la fecha de caducidad o la de consumo preferente, seguido por la lista de ingredientes y la información nutricional. Siendo los datos menos leídos el origen, el fabricante o los alérgenos, aunque este punto cambia su porcentaje radicalmente cuando nos encontramos ante consumidores que padecen algún tipo de intolerancia.

Decíamos que la lista de ingredientes era el segundo dato más importante a la hora de leer nuestras etiquetas, sin embargo según la encuesta se refleja que el 38% de los consumidores encuestados no entendía la lista de ingredientes, siendo para ellos los productos lácteos los que mejor vendrían explicados, y en los que peor se entendería su listado de ingredientes serían las carnes y los pescados frescos.

En resumen, a pesar de la importancia que como consumidores damos al etiquetado, todavía y a pesar de las mejoras que han experimentado las etiquetas gracias a la nueva legislación les queda mucho camino por recorrer a las empresas alimentarias para que las etiquetas sean legibles y sobre todo entendibles por el comprador.