Etiquetas comprensibles para el consumidor

Cuando un diseñador se enfrenta al diseño de una etiqueta sabe que el resultado de su trabajo debe reflejar los valores de la marca, transmitir las características y ventajas del producto de una manera rápida y su vez debe de ser comprensible para el consumidor.

Hay quienes indican la importancia de utilizar idiomas globales como el inglés para así evitar riesgos, sin embargo añaden que el uso del idioma de cada país “aproxima el producto al consumidor con mayor facilidad”.

Además, se ha tener presente los detalles culturales, costumbres, etc. e ir con cuidado al hacer uso de cánones estéticos locales. Por otro lado, no debemos olvidar la importancia de conocer bien el canal donde se va a vender el producto, así podremos estudiar los diferentes formatos a los que se tendrá que adaptar el diseño.

Una etiqueta es la cara, la presentación de un producto: tiene el enorme poder de ser como un traje a medida.