en-impresur-sabemos-que-el-embalaje-es-la-ventana-de-comunicacion-para-el-consumidor

Las etiquetas aptas para el contacto con alimentos cumplen su función de manera segura y fiable y se pueden aplicar sin reparos directamente en el alimento fresco, húmedo o incluso grasiento.

Están hechas de materiales no adhesivos y más concretamente los de papel o cartulinas aprobados por el SENASA. La etiqueta es resistente al desgarre, al agua y a la grasa, así como a los productos químicos.

Además, todos los materiales garantizan una calidad de impresión perfecta según el procedimiento de transferencia térmica.

¿Cuáles son sus características?

Al estar en contacto directo con la carne se fabrican en un papel que puede pegarse directamente sobre la carne. Cabe destacar que estas etiquetas no necesitan de adhesivo ya que una cara del papel no adhesivo es absorbente, y por la humedad natural del producto, éste se adhiere sin problemas.

La otra cara no absorbente es calandrado, es decir alisado, y sobre la misma se imprime con impresoras de transferencia térmica los datos del producto.