La etiqueta como herramienta de mercadotecnia

Durante los últimos años el concepto de empaque ha pasado de ser un simple contenedor a volverse un elemento multifuncional, de gran relevancia en la vida del producto.

En este contexto, la etiqueta autoadhesiva se convirtió en una herramienta destacada de mercadotecnia y en uno de los medios de decoración de envases, de mayor crecimiento.

La etiqueta vende… y vende bien. Las autoadhesivas son sumamente versátiles y han sabido adaptarse a un mercado de cambios constantes, ofreciendo soluciones atractivas, funcionales y rentables.

Es el medio que atrapa la atención del consumidor en el punto de venta, le habla de las bondades del producto, le da personalidad y compite con el resto de sus similares en la compleja tarea de seducir al comprador para lograr la venta.

En la búsqueda por ser atractivos ante el consumidor, el concepto de etiqueta ha cambiado como consecuencia. Cada vez son más los diseñadores, ingenieros de empaque y expertos de mercadotecnia que ven a la etiqueta no sólo como un elemento gráfico, sino como un importante medio de promoción multisensorial.

Antes, la etiqueta “solo debía verse bien” y hoy, muchos desarrollos están involucrando a otros sentidos para cambiar la concepción del mensaje final en el consumidor.