¿Las etiquetas de vinilo pronto se extinguirán?

Las etiquetas de vinilo han sido durante mucho tiempo un pilar para la industria de la impresión debido a su excelente resistencia al desgarro, a los químicos y a la humedad.

Además de eso, son altamente rentables y son perfectas para aplicaciones al aire libre.

Pero últimamente han tenido una mala reputación. Las preocupaciones medioambientales relacionadas con las directivas de la Unión Europea han puesto el vinilo, especialmente el PVC, bajo el microscopio.

La mayoría de los productos de vinilo contienen plastificantes de ftalato, un compuesto químico que mejora drásticamente la flexibilidad y el rendimiento a bajas temperaturas. El vinilo también requiere estabilizadores térmicos que puedan contener derivados de metales pesados como plomo o cadmio, sin mencionar los retardantes de llama, supresores de humo y otros aditivos durante el proceso de fabricación.

Sin embargo, las etiquetas de vinilo seguirán vendiéndose. Son la mejor opción para calcomanías y etiquetas de advertencia porque son rentables. Su adaptabilidad permite la aplicación en una amplia variedad de superficies, incluidas las áreas muy curvadas. Gracias a los acabados especiales, puede lograr una impresión de alta resolución con transferencia térmica, inyección de tinta e impresoras láser.