¿Qué significan realmente la sostenibilidad?

La idea del desarrollo económico sostenible se propuso por primera vez en la década de 1980, cuando una comisión establecida por las Naciones Unidas concluyó que las actividades humanas estaban agotando los recursos naturales y lanzó esfuerzos para abordar el problema.

El concepto abarca tres dimensiones: social (por ejemplo, garantizar que los trabajadores reciban un trato justo), económico (aumentar las ganancias, mejorar la calidad de vida) y ambiental (gestionar la tierra, el agua y la biodiversidad para que no se pierdan para las generaciones futuras). Una gran cantidad de estándares que se centran en estas dimensiones de diferentes maneras han sido implementados por organizaciones sin fines de lucro y compañías multinacionales.

¿Los consumidores también contribuyen al éxito de los esfuerzos de sostenibilidad?

Los productos que tienen un aspecto orientado al consumidor tienden a certificarse con más frecuencia que los que se procesan e integran en otros productos. Por lo tanto, la presión de los consumidores sobre la información que los productos deben mostrar en las etiquetas es mucho más directa, y hay un mayor incentivo en la compra de dichos productos. Los productos que lucen estos sellos han sido fabricados de maneras que se consideran sostenibles desde un punto de vista económico, ambiental o social.

¿Qué pueden hacer los consumidores para apoyar los esfuerzos de sostenibilidad?

Simplemente comprar productos certificados y presionar por estándares más estrictos ayuda. En las encuestas, los consumidores dicen que la sostenibilidad es importante para ellos, y se refleja en el comportamiento del mercado a la hora de comprar productos certificados.