Tipos de etiquetas ecológicas

Las etiquetas ecológicas brindan claridad a los consumidores y demuestran su autenticidad. La Organización Internacional para la Estandarización (ISO) ha identificado tres tipos amplios de etiquetas voluntarias, con un etiquetado ecológico adecuado bajo la designación de Tipo 1 más fuerte.

Etiquetado de Tipo I – ISO 14.024

Un programa de terceros voluntario, basado en criterios múltiples, que otorga una licencia que autoriza el uso de etiquetas ambientales en los productos que indican la preferencia ambiental general de un producto dentro de una categoría de producto en particular según las consideraciones del ciclo de vida.

Un ejemplo de productos con eco-etiquetado son aquellos que utilizan la madera como materia prima (papeles, cartones, útiles y utensilios de madera, envases tetra pak) y están dispuestos a cumplir con los requerimientos que el sistema de certificación del Consejo de Manejo Forestal (FSC) exige. Esta es una organización internacional cuyo objetivo es identificar y etiquetar productos provenientes de bosques bien manejados.

Etiquetado de Tipo II – ISO 14.021

Declaraciones medioambientales informativas de autodeclaración. Son realizadas por el fabricante en forma de enunciados, símbolos o gráficos de un producto, componente o envase, y que se encuentran presentes en las etiquetas, manuales técnicos o publicidades.

Etiquetado de Tipo III – ISO 14.025

Las declaraciones ambientales son el tercer grupo de etiquetas ecológicas. Es un proceso voluntario, regulado por la norma ISO 14025, mediante el cual un sector industrial desarrolla una “declaración medioambiental”. Una declaración ambiental es definida por la norma ISO 14025 como una “compilación de datos ambientales cuantificados para un producto bajo las categorías y parámetros especificados en la serie de normas ISO”.