Tipos de papel de etiquetas

Papel estucado:

También conocido como papel couché, es uno de los más utilizados. Ofrece una gran relación calidad-precio y su uso como ya hemos comentado está muy estandarizado. La mayor cualidad de este papel es que tiene aplicada una capa de estuco, a base de pigmentos minerales y elementos adhesivos. Esta capa realza los colores impresos, haciendo que destaquen y ofreciendo un acabado llamativo y de calidad.

Nacarado:

El acabado perlado del papel aporta gran calidad a la etiqueta. El resultado es muy llamativo y puede ser ideal para resaltar alguna cualidad del producto. Es un papel que ofrece una gran resistencia y durabilidad, y los resultados de la impresión son de alta calidad.

Papel verjurado:

Este tipo de papel es todo un clásico, se caracteriza por que posee unas marcas de grosor variable en toda su superficie. Tiene buena resistencia y su aspecto es rústico. Con un acabado más natural que los anteriores idóneo para transmitir la idea de poco procesado. Las posibilidades son infinitas.

Papel 100% algodón de altísima calidad:

Puro, suave, elegante y con un gran volumen. Sentirlo es crear. Compuesto por las fibras de celulosa de algodón más puras y totalmente libre de cloro elemental. El resultado es un material preciado 100% sostenible.

Papel de fibras recicladas:

Con características únicas. Se elabora a partir de los residuos desechados del proceso de fabricación del cuero. Material no recubierto de alta gama 100% reciclable, compostable y contiene un 30% de fibras recicladas.

Papel de madera:

Soporte contemporáneo de lujoso aspecto que lejos de lo común, su superficie original es dibujada por una veta perfecta, en tono grisáceo, que simula a la madera. Ese cartón está libre de ácidos y es pH neutro.